Toda persona anhela, en lo más profundo de su ser, la felicidad, pero por lo general ésta no se consigue con la acumulación de bienes materiales o poder sino, por el contrario, a través de aquellos pequeños placeres cotidianos que constantemente se nos ofrecen por el solo hecho de estar vivos, emociones, sensaciones con la que nos deleita la naturaleza, el arte, la belleza, lo que nos rodea, y que escapan a nuestra atención por no estar presentes en el aquí y ahora debido al malestar, desasosiego o dolencia de distinta intensidad que no nos permite disfrutar el presente de forma gozosa.

¿Qué es la TCE?

De forma genérica, se podría afirmar que la Terapia de Consciencia Emocional que:

-TCE- busca profundizar en las emociones para lograr destapar aquellos procesos más dolorosos y ocultos del ser humano, sanarlos y permitir así, que goce de esa felicidad tan anhelada.

La T.C.E. es un “proceso terapéutico de crecimiento personal” creado por la psicóloga Ángela Suárez, quien a lo largo de su experiencia profesional (de más de 30 años), ha integrado un conjunto de métodos y estrategias que permiten el auto-conocimiento, la identificación de aquellas experiencias que han marcado nuestra historia y la sanación interior, con el fin de llegar experimentar bienestar físico, mental, emocional y espiritual.

En la T.C.E. se integran tres clases de herramientas terapéuticas:

1) La Terapia de Integración Psico-Emocional, que te conecta con tus emociones para tomar conciencia, comprenderlas y sanarlas;

2) Las Constelaciones Familiares y

3) La Relajación Profunda, que permite revivir situaciones de tu pasado, principalmente de tu infancia.

En la T.C.E. se parte de una profunda relajación sin pérdida de consciencia ni de control. Es el estado que antecede al sueño, (ritmo theta) en el que la persona no padece de amnesia, sino por el contrario se caracteriza por su alta creatividad.

En esta terapia se induce a la persona a un estado profundo de relajación, mediante el cual vivencia momentos principalmente de su infancia y embarazo, pues es ahí donde está escrita la clave de futuras dolencias. Está comprobada la relevancia emocional del nacimiento, y las sensaciones del feto en el claustro materno. Estas dolencias se van reproduciendo a lo largo de toda la vida al activarse mediante impactos emocionales.

Con la T.C.E. buscamos ayudarte a empoderarte de ti mismo y a encontrar la anhelada paz interior, la seguridad y confianza, y así mejorar tu calidad de vida. Además de conseguir equilibrio y armonía aprovechamos al máximo las potencialidades de cada persona.

La T.CE. te ayuda a conocerte, comprender por qué se repiten patrones negativos en tu vida y a identificar y sanar dolencia físicas o emocionales. Empezarás a entender el funcionamiento de tu cerebro y su relación con las emociones y la manera como las percibimos, las comprendemos y las expresamos.

Descubrirás la asombrosa conexión entre tu cuerpo y tu interior, y por medio de la TC.E. Podrás entender el origen de tus enfermedades o dolencias, el por qué se manifiestan en tu cuerpo y las emociones o vivencias que las originan.

Todo el proceso de sanación y empoderamiento en uno mismo, que permite la TCE, se puede hacer de una forma individualizada, o en grupo o combinando.

Las sesiones individuales es un acompañamiento, en el que cada uno a su ritmo pueda profundizar y experimentar el proceso de crecimiento personal.

La T.C.E. en grupo (grupo vivencial), se desarrolla a través de módulos y talleres, que incluyen formación teórica y vivencial, que te permiten viajar a tu “ser interior” para que puedas conocerte, conectar con tu niño interior, con tus vivencias del pasado, y así poder reconciliarte contigo mismo, con los demás (familia, pareja, amigos), y ajustar aquellos patrones en nuestra conducta que impiden que nos relacionemos armónicamente con nuestro entorno

Es hora de empezar a trabajar en nosotros mismos, pues somos el reflejo de lo que llevamos dentro. Cuando algo no marcha bien es necesario “limpiar” y sacar fuera de nosotros todo lo que nos agobia y nos impide lograr la plenitud de la vida. Nacemos para ser felices, y aunque no es posible eliminar las dificultades y retos a los que nos enfrentamos cada día, sí es posible adquirir consciencia, para afrontar de manera positiva los desafíos que conlleva el hermoso regalo de vivir.

Abrir chat
Escríbeme un Whatsapp :-)
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by