Ha pasado medio año desde que comienza esta nueva vida, y estamos en lo que llamamos la nueva normalidad, aun vivimos en la incertidumbre médica y social. Estamos entre la información con sus cambios a nivel social y las experiencias vividas por cada uno.

Por eso te hago esta pregunta: ¿Estás viviendo desde la “CO-HERENCIA”?

Coherencia viene de las raíces: “herencia compartida”, podemos interpretarla de dos maneras,
la propia interna con nosotros mismos y la externa con el entorno que nos rodea.
Para la coherencia interna o con nosotros mismos, es necesario la conexión entre físico, lo
emocional y lo mental que se expresa a través de la consciencia que surge de lo espiritual.


Estos tres cuerpos son tres aspectos diferentes de una misma realidad: materia, energía, vibración, que son uno en realidad, pero se expresan de diferente manera. A estos tres les llamamos cuerpo, alma y espíritu.
Estos tres cuerpos se van pasando información de uno al otro, del físico al emocional, del emocional al mental, del mental al físico, se van pasando lo que llamaríamos una herencia. Se inter comunican constantemente: co-herencia.
Cuando cada uno va por su lado, y la comunicación es débil, genera una crisis y puede dar origen a un desarreglo a nivel físico, emocional o mental, que puede dar origen a un malestar, que puede favorecer la aparición de una enfermedad.


Para que haya armonía deben intercomunicarse constantemente. Son un sistema que se entrelazan constantemente, necesitan integrarse de ahí la co-herencia.
Para eso el mental debe pensar correctamente, el emocional sentir correctamente y el físico actuar correctamente. Normalmente no hacemos esto, no solemos hacer lo que sentimos, y no solemos sentir lo que pensamos. Esto es incoherencia interna
Tenemos también una coherencia externa, es necesaria la conexión con mi familia, mi cultura, mi sociedad. Yo heredé una forma de pensar, actuar, etc. Así como antes decíamos físico, emocional, mental, ahora estos tres cuerpos, corresponden: abuelos, padres e hijos o familia, sociedad y cultura.
Es difícil tener coherencia externa si no tenemos coherencia interna.


¿Cómo voy a cambiar el mundo si no puedo ser coherente conmigo mismo?
Lo primero que tengo de hacer para ser co-herente, es crear armonía entre lo que pienso- lo que siento y lo que hago. Crear una comunicación amorosa entre mis diferentes cuerpos, me permite la reconexión entre los tres cuerpos: físico, emocional y mental. Dando lugar a una vida coherente conmigo mismo, entre lo interno y externo.

Angela Suárez, psicóloga y especialista en Constelaciones Familiares

Abrir chat
Escríbeme un Whatsapp :-)
¿En qué puedo ayudarte?